Publicado el Deja un comentario

Retratos en acuarela: técnicas

acuarela retrato ilustración handmade

La pintura de paisaje en acuarela se convirtió en un arte con mucho valor a partir del siglo XVIII. Durante este siglo y los posteriores vemos los mayores exponentes en este campo. Descubrí la acuarela cuando era pequeña pero no fue la técnica que más me gustó. A partir de ahí he pasado por el óleo, carboncillo y acrílico. En un viaje a Barcelona me compré el libro ACUARELA PARA URBAN SKETCHERS  de Felix Scheinberger. Hasta el momento no le conocía y comencé practicando con su libro. Me lo leí cientos de veces, se trata de un libro similar a un manual práctico para introducirse en el mundo de la acuarela. Repasa técnicas principales como el aguado o el glaseado como breves ejercicios, trata temas del color, materiales, herramientas.

A partir de este libro entendí las maravillas de la acuarela como una técnica muy expresiva. Mientras que parece que limita, nos abre un mundo a la experimentación. Fue así como comencé a hacer retratos en acuarela. Poco a poco fui cogiendo mano. Partiendo de una base a lápiz y después metiendo el color sin mucho pensamiento y de una. Se consiguen retratos muy sueltos pero menos realistas ya que en una sola capa tienes que resolver todos los detalles.

En 2018 estuve una temporada viviendo en Suiza y descubrí a artistas diversos. Comencé a hacer dibujos al desnudo en unos cursos presenciales y en invierno decidí probar cursos online. A partir de la plataforma de Domestika conocí a la artista NARANJALIDAD y realicé un par de cursos suyos.

Trabajé la técnica del retrato a partir de capas: lápiz, azul para las sombras, rojo para el color general y detalles en lápices. Entre capa y capa colgaba las acuarelas y las dejaba secar lentamente. Se obtienen resultados completamente distintos, quizá más rígidos y realistas.

Ambas formas de abordar un retrato son maravillosas y a día de hoy no me decanto por ninguna en concreto. Analizo el encargo, la imagen y decido cuál es la mejor técnica para llevarlo a cabo.

Publicado el 1 comentario

Cerámica como regalo de boda

bandejas ilustrados ceramica flores hojas acuarela

No corren los tiempos de antes, donde los novios pedían en su lista de boda todo lo que necesitaban para su nueva casa: un sofá, la nevera, una vajilla,… Hoy en día tendemos más a pedir a nuestros invitados una pequeña ayuda monetaria para el viaje de novios o la casa nueva. Pero, ¿qué hacemos cuando queremos regalar algo muy especial además de ese pequeño empujón?

En este post recojo algunas de las ideas que más me encargan en la caracolica. Todos ellos parten de un mismo concepto: la personalización. Algo único y completamente especial para el recuerdo de los novios. Algo que usen todos los días pero que por capricho no se compren ellos.

  1. Un set de desayuno para dos: Todos los días amanecerán con un desayuno precioso hecho a mano, personalizado con sus nombres, iniciales o una frase muy de ellos.
  2. Un set de aperitivo: boles, bandejas, platos! cualquier idea es buena. Vestir una mesa bonita con vajilla ilustrada es una idea preciosa.
  3. Una vajilla ilustrada: amantes del mar, de la caza, de la montaña… personalizar una vajilla en función de los gustos de los novios
  4. Una vajilla bodoni: marcado cada uno de los platos con sus iniciales
  5. Tabla de quesos y embutidos personalizada (o no) con sus iniciales